Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘El buen cálculo del número de puntos y de hileras’ Category

Una de las fórmulas infalibles para lograr un tejido perfecto consiste en la exactitud del cálculo; para ello se realizan precisamente las muestras, puesto que en ellas se puede trabajar siguiendo el criterio de ensayo y error, sin miedo alguno. Haciendo muestras “se prueba”, o “se comprueba” , cómo se lleva al grosor del hilado con el de la aguja (así elegiremos la aguja más adaptada a las necesidades), cómo se lleva el color con el dibujo del punto fantasía (el diseño del punto deberá lucir, o mejor, “relucir” con el color elegido, y no quedar opacado por él). Una vez que se ha determinado específicamente qué hilado, qué color, qué tipo de dibujo, y qué aguja se habrá de usar, entonces se confeccionará la muestra.

Las muestras, en sus dimensiones promedio, son de un tamaño aproximado de unos 30 puntos de base (o 40 o más si el hilo es muy finito, o 20 o menos si la lana es semigorda o más gruesa) por 10 cm. de altura. Para medir con mayor precisión el número de puntos y de hileras que un tejido va a rendir, es conveniente dejar descansar la muestra terminada durante, más o menos, un día; por extraño que parezca, la mayoría de los puntos fantasía se encoge un poquito algunas horas después de tejidos. Otro detalle a considerar es la diferencia de tensión al tejer, que varía entre una persona y otra; por eso, no es algo acertado hacer el cálculo de puntos sobre una muestra (o prenda) que haya confeccionado otra tejedora. Cada quien tiene que hacer sus propias muestras y sus propios cálculos.

Absolutamente nunca se debe planchar el tejido, (ni en la muestra, ni en la prenda finalizada tampoco); porque al planchar la muestra (incluso si se tratara de un tejido a dos agujas) las medidas se alteran inevitablemente (al estirar los puntos con la plancha, contaríamos puntos de menos para el ancho total, y la prenda resultaría mucho más angosta de lo deseado), y en lo que al crochet respecta, la plancha estropea el relieve natural de los puntos.

Es fundamental también tener en cuenta el número clave del punto (número de puntos de una secuencia completa horizontal, que se repite una y otra vez hasta acabar la hilera, más fácilmente contables en la primera hilera del dibujo); por ejemplo, para el clasiquísimo punto que lleva un Medio Punto Tupido, un abanico de 5 Varetas, un Medio Punto Tupido … , y así sucesivamente, (y contrariando en cada hilera), el número clave será el seis, ya que la secuencia horizontal completa abarca un punto para el primer medio punto, más otros dos puntos de espacio que se salta, más el cuarto punto sobre el cual se teje el abanico, más otros dos puntos de espacio libre, más el séptimo punto para el medio punto que hará de nexo de unión con el próximo abanico (todos los abanicos comparten ahí un medio punto de conexión); por eso, el número de puntos de base que deberán tejerse, tendrá que ser múltiplo de seis, más un punto para el que será el último medio punto, el que concluye la última secuencia del dibujo. Así es en todos los casos, el número clave será siempre algún múltiplo de tres, cuatro, cinco seis, siete , o más, sin olvidar jamás el o los puntos de culminación de la secuencia.

Teniendo bien en claro cuál punto fantasía es el elegido para la futura prenda, la muestra se hace directamente sobre una cadena cuyo número de puntos sea múltiplo del número clave. La muestra dará una determinada cantidad de centímetros de ancho y de altura; y para calcular, no hay otra opción que no sea el procedimiento de regla de tres, o sea, por reducción a la unidad. Así, pongamos el ejemplo hipotético de una muestra cuyo número clave sea el cinco; imaginemos una medida corriente (para una muestra) como puede ser 25 puntos de base; al mismo tiempo, supongamos que el dibujo del punto fantasía queda trazado cada cuatro hileras; pensemos que hay que calcular los centímetros de ancho y de altura para una espalda hasta la sisa. Tendremos que hacer entonces dos cuentas:

10 cm      ……………….    (es lo que rinden) 25 puntos

1 cm         ……………….     25 puntos : (dividido por) 1o cm

40 cm      ……………….     [  25 puntos  x (multiplicado por) 40 cm ]  :  (dividido por) 10 cm = 100 puntos (que serán la base, que darán el ancho)

3 cm      …………………     (es lo que rinden) 4 hileras

1 cm      …………………     4 hileras  :  3 cm

35 cm    ………………..     [ 4 hileras  x  35 cm ]  :  3 cm  =  46, 66 hileras (que darán la altura)

Como el número de hileras en nuestro caso hipotético se cuenta de a cuatro, entonces ese 46 y fracción se aproxima hacia el 44 o hacia el 48 (para respetar las guardas del dibujo). En los casos en que en el primer cálculo (el de los puntos de base)  nos dé por resultado una fracción, haremos lo mismo, es decir, quitar o agregar dos o tres puntos para obtener el múltiplo deseado y así el dibujo (en su sentido horizontal) no se vea tronchado. El hecho de que las guardas aparezcan completas tanto horizontal como verticalmente, logra un efecto visual de prolijidad más que notable; por lo demás, esa misma prolijidad va a ser de gran ayuda en el momento de unir las piezas del tejido.

Para el cálculo de aumentos y disminuciones se realiza idéntico procedimiento, siempre acomodando lo que se quita o lo que se agrega a los grupos de puntos que forman el dibujo.

Anuncios

Read Full Post »